ACTUALIDAD

  

A pesar de que la práctica de tortura se llevó a gran medida durante la Antigüedad, hoy en día también seguimos teniendo problemas en relación con este tema. Y es que en la época en la que estamos y teniendo una vida tan desarrollada así como el pensamiento y la ideología, es bastante extraño que todavía se sigan dando éstas prácticas contra las personas. Es verdad que no son tan crueles y violentas como las que utilizaban por ejemplo en la Edad Media, pero aún así, siguen resultando un peligro para la sociedad pues continuan hiriendo a muchas personas. Que este problema lo sigamos teniendo en el siglo XXI es para preocuparse, pues nos demuestra que a pesar de haber pasado los años, nuestra actitud sigue anclada en el pensamiento de la crueldad y el sufrimiento de los demás.

Como demostración de este hecho, os pongo un vídeo sobre unas noticias que dieron en Cuatro acerca de que la organización de Amnistía Internacional, que se dedica a intentar erradicar la tortura y a conseguir que el deber de ausencia de ésta lo posean todas las personas, había denunciado algunos casos en la actualidad. A partir de este vídeo de introducción, comenzaré pues a explicar algunos problemas de los que suceden hoy en día relacionados con mi deber así como a intentar recoger numerosas noticias recientes en las que quede plasmado que ésto no nos lo estamos inventando nosotros, los que defendemos este deber, si no que se está produciendo de verdad, y a veces, muy cerca de nosotros.

TORTURA POLICIAL

En la sociedad donde vivimos contamos con numerosos servicios que están para nuestro uso, como la sanidad, la educación… pero entre todos ellos, hay uno que está creando bastante pólemica en los últimos años: es el servicio de seguridad al mando de la policía.

La vemos numerosas veces rondando quizás por las calles de nuestra ciudad, pero ¿sabemos realmente que función llevan a cabo?

La policía es una fuerza de seguridad encargada de mantener el orden público y la seguridad de los ciudadanos y que está bajo las órdenes de las autoridades políticas. Hasta aquí todo perfecto. Pero hay que añadir que este poder que poseen de controlar a los delincuentes o al resto de personas a veces se les va un poco de las manos. Y es que tal y como se puede ver en el vídeo de antes , la Policía,a pesar de combatir por conseguir nuestro bien, también lleva a la práctica a veces algunos actos de tortura contra las personas arrestadas. Es bastante raro que lo hagan, pero como se han dado casos sobre eso, podemos poner algunos ejemplos para que podáis comprobar que todo es cierto.

No obstante, antes de nada vamos a hablar primero de los posibles métodos que pueden utilizar para conseguir torturar a una persona. Entre los mas frecuentes, encontramos los constantes gritos que se les dan desde el primer momento, amenazas u otros métodos  más duros como la aplicación de los electrodos, la bolsa, amenazas sobre los seres queridos, ingreso en prisión, amenazas de muerte, de violación…

Parece que no sea verdad, pero sí, todos esos métodos se han realizado alguna vez en los últimos años. Es una noticia bastante increíble.

Continuando  con más métodos, a veces a la víctima se le impide la visión, bien obligándola a agachar la cabeza y tener los ojos cerrados o bien mediante una prenda sobre la cabeza o una capucha. En los interrogatorios a los que deben asistir, a veces obligan a la persona a estar en una postura muy incómoda, buscando su extenuación física, obligándola a permaneces varias horas de pie, en cuclillas o con todo el cuerpo apoyado sobre los dedos índices.

Como no, también pueden sufrir golpes de todo tipo: en la cabeza, darles tirones de pelo, empujones, golpes con las manos huecas en los oídos, golpes en el cuello, en los genitales, en los riñones, en el estómago, patadas en los pies, en las espinillas… En pocas ocasiones, les han llegado a obligar a tumbarse sobre una mesa con medio cuerpo colgando, le colocan una camiseta por la cabeza para provocarles la asfixia y mientras le golpean en los testículos.
Algunas veces, han sido los propios detenidos quienes han dicho que han sufrido grandes cambios de temperatura de frío a calor de los interrogatorios al calabozo, asi como el impedimento de conciliar el sueño por permanecer la luz del calabozo constantemente encendida.
Asi mismo, ellos mismos han relatado que a veces  son víctimas de vejaciones sexuales, como el hecho de obligarles a permanecer desnudos y a ser amenazados con ser violados e incluso de haber sufrido simulacros de ejecución.

EL POR QUÉ DE ESTE PROBLEMA

El 14 de Noviembre de 2007, Amnistía Internacional publicó el siguiente informe: “Sal en la herida. La impunidad efectiva de agentes de policía en casos de tortura y otros malos tratos.´´

 En él, dicha  organización denuncia que los malos tratos y la tortura llevada a cabo por las Fuerzas y Cuerpos del Estado gozan de una impunidad casi total. Y

 es que,  según el presidente de Amnistía Internacional, Esteban Beltrán, las víctimas de tortura son persuadidas para que no denuncien  estos tratos, los componentes del Cuerpo de Seguridad niegan los hechos, la Fiscalía se niega a abrir diligencias y los jueces archivan los casos sin pedir ninguna investigación. Además, las víctimas que finalmente consiguen denunciar, están ante el peligro de ser contradenunciadas por atentado a la autoridad o por calumnias y pueden ser finalmente condenados.

Por lo tanto, después de observar estos datos, queda más claro el porque llevan a cabo ésta práctica, pues teniendo todos los factores a su favor, no se les presenta ningún problema que se les oponga o que les impida llevarla a cabo. Por eso, ante esta situación, se sugieren unas posibles soluciones, tal y como opina la investigadora de Amnistía Internacional, Rachel Taylor, según la cual, la principal causa de ésta práctica es la ausencia de sistemas audiovisuales de grabación en las comisarías o en las demás zonas donde pueda estar presente el detenido. Además, también se argumenta contra el gobierno, pues se denuncia una falta de voluntad política por parte de éste con el objetivo de prevenir, investigar y sancionar estos actos. De esta manera, se le debe hacer saber que si no participa pronto en el castigo de ésta práctica, los agentes seguirán estando por encima de la ley y crecerá la impunidad que poseen, provocando que los casos de tortura sean más constantes. Ante ésta falta de actuación por parte del gobierno, la ONG ha pedido que se cree un organismo encargado de investigar inmediatamente cualquier sospecha de tortura policial y que se publiquen  estadísticas con las denuncias por maltrato así como que las víctimas tengan asistencia letrada gratuita desde que interponen la denuncia.

Para más información:

 

NOTICIAS SOBRE ESTE TEMA

  • 21-01-2009 ( GRANADA): Juicio sobre dos policías locales, acusados de agredir a un joven.

El 30 de diciembre de 2006, la Policía Local fue a la Plaza de la Cruz, donde se encontraron a un grupo de jóvenes que supuestamente consumían alcohol. Todos ellos se marcharon pero uno fue requerido por los agentes para que se identificara. Éste no poseía el carnet de identidad y además se negó a que lo llevasen a comisaría. Los policías antes esta situación, lo acabaron esposando y empezaron a golpearle y a empujarle. El joven, que se quejaba de que le habían roto un brazo, daba patadas mientras estaba dentro del vehículo policial. Ante ésto, otro agente abrió la puerta y empezó a golpearle de nuevo hasta que otras personas que no tenían nada que ver con los hechos, le recriminaron esta actuación al agente.

Tras esta “paliza´´ el joven acabó con la clavícula izquierda fracturada y el juicio contra estos dos agentes se realizó tres años después del suceso, en 2009, los cuales fueron condenados a dos años de cárcel por tal suceso. Este hecho nos demuestra como a pesar de que el servicio policial está para protegernos de la inseguridad y de las malas acciones, a veces es él mismo el que las provoca y todo debido al abuso que hacen de su autoridad y en este caso, facilitado por la indefensión de la víctima.

  

  • 18-08-2010: (FILIPINAS): Tortura policial a un presunto ladrón.

 Un vídeo grabado por policías de Filipinas muestra como torturan a un delincuente. Sin duda, son unas duras imágenes que nos muestran hasta que punto pueden llegar en la realización de ésta práctica: el hombre aparece desnudo y uno de los agentes tira de una cuerda que está atada a sus genitales. Mientras, los demás agentes le gritan que “los tirones no se permiten ´´ en ese país asiático. Otros agentes, sin inmutarse por la escena, como si ya les resultara de total familiaridad, la graban con un móvil.

Extraído de:

TORTURA A LOS INMIGRANTES

En la actualidad, uno de los problemas a los que nos enfrentamos que cada vez está aumentando más es la inmigración, es decir, la entrada de personas con nacionalidad distinta a la del país en el que entran con el objetivo de buscar trabajo o mejorar sus condiciones de vida. A menudo el trato a estas personas puede ocasionar graves problemas o incumplir ciertas leyes, pero parece ser que esto la mayoría de las veces no importa demasiado y no se piensa en el daño que se puede ocasionar .Es verdad que la inmigración puede ser algo ilegal, pues en la mayoría de los casos los inmigrantes que entran no presentan papeles ya que no pasan por la frontera, pero esto no es un motivo como para tratarlos de mala manera. En España no es muy usual la tortura a los inmigrantes, no obstante EE.UU si que la lleva a cabo, no tan severamente pero si llegando incluso a matarlos sin ningún motivo.Es en este país donde se encuentran  el mayor número de cárceles para inmigrantes, de las cuales aparecen numerosas noticias de gran interés y que impactan bastante.No obstante,antes de comentarlas, hablemos un poco sobre la inmigración en España y sus repercusiones.

Tortura de inmigrantes en España

La entrada de inmigrantes en España es cada vez mayor y el peor problema es que lo hacen de forma ilegal, la mayoría de las veces cruzando en pateras el Mediterráneo y siendo víctimas de un viaje duro y con bastantes dificultades. No obstante, a pesar de que deciden hacer este viaje con el objetivo de entrar en un país para conseguir  trabajo o mejoras en su condición de vida, siempre se quedan con la esperanza de conseguirlo porque la mayoría de las veces los pillan y los internan en centros, donde a veces se dan unas condiciones bastante irregulares. Los que logran sobrevivir a esto, tampoco es que tengan una mejor vida, pues la mayor parte de las veces se dedican a la venta ambulante o a cualquier comercio ilegal, lo cual determina que esten perseguidos de por vida.

Actualmente en España hay decenas de Centros de Internamiento para Extranjeros. Son los llamados CIE, unas instituciones que según su propia definición, sirven para facilitar la expulsión de los extranjeros en situación irregular. Estos centros funcionan como campos de concentración o cárceles en las que se internan personas que tienen como único delito no poseer los papeles en regla y a los cuales se trata como delincuentes,teniendo como única posibilidad la de hablar con su familia solamente cinco minutos al día a través de una ventanilla, no teniendo información sobre sus derechos y viviendo en indignantes condiciones de higiene.

Según la opinión de una responsable de comunicación de la organización SOS Racisme, los centros de internamiento son pues una gran vulneración de los derechos humanos, por lo que se trata de un grave problema que deber ser resuelto lo más pronto posible. Es verdad que la entrada de demasiados inmigrantes nos puede perjudicar pero esto no significa que dicho problema tenga que ser tratado en estas condiciones e incluso ni llevando a cabo los derechos que dispone un ser humano.En estos centros se vulnera la libertad injustamente por faltas administrativas y además se denuncia que son lugares muy desconocidos para la sociedad ya que ni los medios de comunicación ni las asociaciones pueden entrar en él. Tan solo se salva uno, el centro de Aluche, en el cual participó la Cruz Roja debido a la falta de servicios médicos. De esta manera, al no haber información de los actos cometidos en el interior de estos centros, las autoridades actúan libremente y funcionan según la decisión tomada por el director y los funcionarios de cada centro.

No obstante, gracias a las denuncias de algunos inmigrantes que estaban internados en el centro de la Zona Franca de Barcelona se han podido conocer las condiciones que éstos viven en estas instituciones, donde el confinamiento, la falta de higiene y el acoso por la policía forman parte del plan del día a día. Según la opinión de varias personas que han estado internas, existen unas celdas de castigo en las que se encierra a la gente durante períodos de tiempo indeterminados y también había lugares específicos donde se les infringían agresiones físicas o verbales.Por lo cual estamos ante un claro problema de posible tortura a los inmigrantes, violando sus derechos.

Por otra parte, otra denuncia que está aumentando entre los presos es la de la presión hacia los inmigrantes sin papeles, debido a un acoso policial contínuo. Los centros llegan a convertirse como en pequeños guantánamos donde se internan a personas que no han cometido ningún delito. El 48,6 por ciento de los inmigrantes que se encuentran en los CIE en 2009 son “ciudadanos normales que llevan muchos años en España, solo el 21,6 por ciento ha sufrido antes una detención en el país y el 14,9, por causas penales.El informe llevado a cabo por CEAR, se expone que estas personas sufren unas condiciones que les producen insomnio,tristeza y ganas de llorar, tensión, estrés o ideas de suicidio.

En los centros españoles, pues el de antes era el situado en la Zona Franca, también existen unas condiciones bastante irregulares y severas, con un  confinamiento en las celdas casi de forma permanente y una higiene denigrante. Además, se sabe que de vez en cuando se producen incidentes violentos por el personal de seguridad así como la falta de respeto que éste tiene hacia los inmigrantes que están retenidos, la escasez de servicios médicos y la dificultad de los detenidos para obtener información sobre sus derechos.

Actualmente existen diez centros de retención de extranjeros en España, ubicados en Barcelona (Zona Franca), Las Palmas, Tenerife, Málaga, Valencia (Zapadores), Murcia (Sangonera La Verde, Melilla, Ceuta, Algeciras y Madrid (Aluche), además de los centros informales. Todos ellos, abiertos desde 1985, han recibido denuncias por malas condiciones de salublidad, abusos a las internas, hacinamiento, torturas o suicidios.

 Para más información, consultar el siguiente blog:

Noticias sobre la tortura a inmigrantes en España

  • Muerte de un inmigrante del centro de internamiento de la Zona Franca.

 Uno de  los  casos que ejemplifica el problema tratado anteriormente sobre los centros de internamiento es el del interno Mohamed Abagui, que murió en junio y aún no se sabe el por qué. Según la versión oficial que existe, Mohamed se suicidó. Sin embargo, cuando pidieron información al director del centro, éste se denegó a darla y tuvo que ser la Policía Nacional quien confirmó que se había producido una muerte en el CIE catalán, pero tampoco especificó las causas. A raíz de esta muerte, los compañeros realizaron una huelga de hambre que provocó el soportar más acoso policial y amenazas por parte de los funcionarios, incluso llegando a intervenir los antidisturbios para obligarles a que pusiesen fin a esta huelga mediante amenazas. Como consecuencia de esto, el proceso de expulsión de dichos internos se aceleró y durante las semanas siguientes todos estaban ya fuera del país.Finalmente, SOS Racisme y los familiares de Mohamed Abagui han pedido que se esclarezcan los hechos y que el Estado asuma su responsabilidad en la muerte, al igual que con el resto de personas que están en estas cárceles, pero ellos no han recibido respuesta aún.

Extraído de: http://madrepatria.blogspot.com/2010/08/centros-de-internamiento-para.html

  •  Informe publicado por Amnistía Internacional sobre la tortura a inmigrantes (16-4-2002)

Amnistía Internacional citó en este informe más de 320 casos de malos tratos a personas procedentes de 17 países distintos, incluyendo Marruecos, Colombia y Nigeria en España en los últimos siete años. Dicho informe, llamado “ESPAÑA: CRISIS DE IDENTIDAD-TORTURA Y MALOS TRATOS POR MOTIVOS RACISTAS A MANOS DE AGENTES DEL ESTADO´´ expresa el aumento de casos de tortura y maltrato entre 1995 y 2002.

Entre los tipos de tortura que se pueden llevar a cabo, se encuentran casos como hombres, mujeres y niños que han sido sometidos a abusos verbales, maltratados físicamente, detenidos de forma arbitraria y en algunos casos, torturados. Es un claro ejemplo de la violación, por parte de agentes del estado, de los derechos de integrantes a minorías étnicas o personas extranjeras en España.De esta manera, la discriminación, que es tolerada por las autoridades, hace a estas personas más vulnerables a ser sujetos de tortura y malos tratos.

No obstante, a pesar de que hay leyes cuyo objetivo es el de intentar proteger a estas personas contra las conductas discriminatorias, el uso discriminatorio de los controles de identidad ha dado lugar a la situación que estamos experimentando ahora, donde muchas personas extranjeras han sufrido abusos y maltratos.

En este informe se documenta:

  1. Numerosas personas extranjeras han fallecido mientras que estaban en el período de custodia y sus  muertes no siempre han sido investigadas con minuciosidad, rapidez e imparcialidad.
  2. La mayoría de las veces, las mujeres han sido particularmente el blanco de tortura en forma de violación o asalto sexual durante sus períodos de custodia.
  3. Se han dado muchos casos de inmigrantes que han sido maltratados o víctimas de un uso  inapropiado de restricción de movimiento durante procesos de expulsión de España. Los inmigrantes no son tratados con dignidad e incluso los menores de edad han llegado a ser expulsados del país sin poseer protección legal o vigilancia de su integridad. Así mismo, muchos han sido maltratados durante el proceso de expulsión, en su detención o mientras se encuentran en tránsito.
  4. Uno de los problemas que se debe resolver es el de la impunidad, pues cuando las víctimas denuncian lo que les ha ocurrido, los acusados presentan una contra-denuncia acusando a dichas víctimas. A veces estas personas ni siquiera llegan a denunciar por miedo, falta de ayuda legal o apatía y parcialidad de las autoridades judiciales.
  5. No obstante, cuando existe quizás una minoría de policías que intentan tomas medidas para asegurar la protección de los derechos humanos, se les ha castigado, dificultando de esta manera encontran una posible solución a este problema.

Extraído de: http://ania.urcm.net/spip.php?article2048

Tortura de inmigrantes en Estados Unidos

Actualmente existen 184 cárceles clandestinas en Estados Unidos donde los inmigrantes son retenidos y en muchas ocasiones torturados. En ellas, cientos de inmigrantes diariamente son víctimas de torturas psicológicas, además de tener una inadecuada atención médica y alimenticia. Incluso, 11 internos han muerto en los últimos meses en dichos centros por “causas naturales´´.

A raíz de este problema, se han llevado a cabo numerosas denuncias por parte de diferentes organizaciones como: Mexicanos Sin Fronteras, cuya sede se encuentra en Arizona, y la Coalición Pro Derechos Humanos del Inmigrante situada en Los Ángeles. Ambas organizaciones coinciden en que  los indocumentados, que esperan su deportación, son tratados como criminales y de forma inhumana. Así afirma un miembro de Mexicanos Sin Fronteras, que dice que llegan a tratarlos peor que a los animales.

Es cierto que no se tiene mucha evidencia de la existencia de tortura física, pero sin embargo la tortura psicológica es gravísima, convirtiendo el maltrato tan generalizado que ya se ve como una norma.

Centros de Detención en Arizona

Elías Bermúdez, miembro de Mexicanos sin Fronteras, acude de forma diaria a los Centros de Detención situados en Florence y Eloy, en Arizona, los cuales albergan aproximadamente tres mil o cuatro mil migrantes que no tienen papeles. Cada día llegan unos 200 inmigrantes que son capturados por la Patrulla Fronteriza, por la policía local o en alguna redada del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. Elías acude a ambos centros con el objetivo de dar asistencia legal a los indocumentados. Él mismo cuenta que en una de sus visitas al centro de Florence, una detenida de 19 años, de origen mexicano, le decía que los guardias la había cambiado de celda varias veces, a celdas frías o con altas temperaturas y todo a raíz de no querer firmar su salida voluntaria.

Este no es el único caso que se tiene de malas condiciones en estas cárceles, pues según los testimonios de muchos detenidos, los guardias llegan a amenazar a las madres con  quitarles a sus hijos nacidos en el país para dejarlos a cargo del gobierno,  y a los hombres con encarcelarlos uno o más años, si no firman su salida voluntaria. Tras ser detenidos, muchos niños, hombres y mujeres inmigrantes esperan su deportación en las cárceles, donde les dan de comer dos veces al día arroz, frijoles y café. No obstante, otras veces les dan comida para cerdos, como si fuera una especia de castigo por entrar sin papeles, por ser criminales…

Elías también contó que a una migrante que era esposa de un pastor evangélico le dijeron que era una “piruja´´y a otros migrantes les dicen que son unos criminales por no tener papeles en su país. La tortura psicológica y en ocasiones la física la realizan con la finalidad de obligarles a firmar su “salida voluntaria´´del país.

En relación con la muerte de los indocumentados en estos centros, pocas veces se sabe las causas que provocan el fallecimiento pues cuando alguno muere, los guardias entregan un reporte diciendo que fue por causas naturales, sin llevar a cabo una investigación que pueda quizás acarrearles problemas. Elías agregó que los detenidos tienen una inadecuada atención médica y que en uno de estos casos, un preso necesitaba una  medicina específica y no se la dieron. Éste murió y claro, luego los mismos policías dijeron que había sido por causas naturales.

 

Para más información: http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=453308

Cárcel de Guantánamo

 Guantánamo es una ciudad al sudeste de Cuba, capital de la provincia de Guantánamo. Allí, el gobierno mantiene una base militar que es una de las cárceles más terribles del mundo. En ésta, permanecen detenidos-enjaulados en condiciones aberrantes, sin proceso judicial ni acceso a abogados, unos 500 prisioneros que son supuestamente miembros de Al Qaeda y del régimen talibán. Naciones Unidas ha intentado durante dos años poder entrar en esta cárcel y así constatar la situación de estos prisioneros. El Pentágono aceptó la propuesta pero con dos condiciones: los inspectores que entraran no podían tomar contacto con los detenidos y además rechazaban a dos de los integrantes de la delegación propuesta por la ONU. Ésta finalmente rechazó la visita bajo  las condiciones que el gobierno de George W. Bush había impuesto.

Ante esto, Guantánamo respondió diciendo que el acceso a los presos es un requisito esencial para preservar la independencia de su trabajo. El Pentágono se limitó a explicar que hay una supuesta guerra en curso y que Naciones Unidas no debe entrometerse en la materia. Además argumentan que la Cruz Roja si tiene acceso permanente a los presos, pero el trabajo que realizan en el interior es confidencial y no pueden informar de lo que ven dentro de la prisión, hecho que  no se sabe si es cierto o no.

 En esta cárcel, se calcula que hay 507 detenidos de distintas nacionalidades. El gobierno de EE.UU, según la tesis norteamericana, no aplica los derechos humanos, solamente el derecho de la guerra. Sin embargo, no es la primera vez que se da esta situación de la imposición del derecho de la guerra, pues al igual que ocurrió en la dictadura de Argentina, el país decía que estaba en guerra y que por lo tanto se suspendían todos los derechos humanos. Pero cuando se les pedía que aplicaran estas leyes de guerra, también se negaban argumentando que la guerra era sucia, no un conflicto internacional ni declarado. De esta manera ellos mismos se contradecían, provocando que los detenidos no tuvieran ni unos ni otros derechos. La misma situación se vive en Guantánamo, donde gracias a la supuesta aplicación de los derechos de guerra, excluyen la posibilidad de investigar las violaciones a los derechos humanos.

El maltrato a los prisioneros ha sido reflejado por la Cruz Roja Internacional, que denunció la aplicación de métodos “equivalentes a la tortura´´. El propio Ministerio de Defensa de EE.UU investigó y admitió varios casos de tratos incorrectos del Corán y de humillaciones a los presos. A esto se suma el hecho de que los relatores de la ONU sobre torturas han recibido testimonios de que los detenidos son sometidos a torturas y vejaciones. De esto, hay testimonios de personas que han estado en Guantánamo que han contado su mala experiencia vivida en esta cárcel. Estos testimonios los encontrareís en el apartado siguiente.

Para más información: http://www.portalplanetasedna.com.ar/guantanamo.htm

 TESTIMONIOS DE LA CÁRCEL DE GUANTÁNAMO

  • OMAR KAHDR

El testimonio de este chico muestra claramente el maltrato que tienen que soportar algunos detenidos de esta cárcel. A pesar de que Estados Unidos dice que  cada preso es tratado de acuerdo con su edad y condición, no siempre se debe hacer caso a esta opinión, pues después de ver que en el asunto de los derechos engañan a todos, esto podría ser también  parte de su estrategia.

Omar Kahdr solamente tenía 15 años cuando fue detenido. No obstante no se tuvo en cuenta ni su condición de ser un niño y sobre todo, un ser humano. Durante su detención en territorio afgano, se le negó cualquier tipo de medicación para aliviar el dolor provocado por sus heridas, no le permitieron usar el baño hasta el punto de que no pudo aguantar más y se orinó encima y además tenía sus manos atadas a la puerta y una bolsa le cubría la cabeza. Estando así,  le tiraban agua fría y los oficiales entraban con perros para atormentarlo.

En octubre del año 2002, lo llevaron a la Bahía de Guantánamo, donde fue víctima de terribles torturas. Le esposaron las manos y sujetaron sus pies, dejándolo asi varias horas mientras que los oficiales se acercaban para burlarse de él. Allí fue encerrado en habitaciones frías, golpeado por guardias, levantado del cuello teniendo las manos esposadas para que después lo arrojaran de nuevo al suelo e incluso llegaron a cortarle la respiración presionando sobre su cuello.

Pero aquí no acaban los hechos, pues él mismo cuenta que en la cárcel no existían ni los días ni las noches pues las luces se quedaban encendidas las 24 horas y si alguien intentaba cubrirlas con ropa, era severamente castigado. El frío de la refrigeración destrozaba sus pulmones y muchas veces llegó a ser aislado del resto por períodos de casi un mes. Constantemente fue amenazado con su traslado a Afganistán, donde la tortura acabaría con su vida o con ser violado por un soldado egipcio.

En julio de 2005, Omar junto con 200 detenidos más, iniciaron una huelga de hambre por el maltrato y las condiciones en las que se encontraban. Durante dicha huelga, el abuso no paró e incluso él mismo, que se encontraba muy debilitado y casi no podía trasladarse a se celda, recibía patadas de los carceleros en sus piernas.

Omar finalmente puedo ser evaluado por psiquíatras que corroboraron los efectos traumáticos de la tortura. Se dictaminó que Omar sufría severos trastornos psicológicos y un alto riego de suicidio. Su caso fue uno de los pocos que llegó a una Corte estadounidense y el joven fue entrevistado por funcionarios canadienses. No obstante, nadie se preocupó sobre su estado de salud ni le ofrecieron la posibilidad de enviar un mensaje a su familia.

Extraído de: http://www.portalplanetasedna.com.ar/guantanamo.htm

  • MURAT KURNAZ

En una entrevista realizada el 13 de julio del 2008 por La Vanguardia, este hombre dió su testimonio acerca de su experiencia en la cárcel de Guantánamo.

Vivía en Alemania y volvía de la escuela del Corán en Pakistán cuando  un policía pakistaní lo hizo bajar del autobús. Solo tenía 19 años. A partir de aquí, comenzó su estancia en el infierno, como él mismo afirma, la cual duró cinco años. Al ser vendido a los americanos, éstos ni siquiera sabían de quien se trataba y tuvieron que pasar varios meses para que se dieran cuenta de que este hombre era inocente. En el motivo de su detención, Murat afirma que EE.UU avisó al Gobierno alemán para que éste se hiciera cargo, pero no hizo nada. Ya estando en Guantánamo, tres miembros del servicio secreto alemán lo interrogaron y vieron que era inocente. De esta manera, el Gobiero alemán sabía que no era culpable y que además lo estaban torturando y no hacía nada en contra, por lo que tambíen estaban siendo cómplices de las torturas. Fue su propia madre quien pidió su libertad a Bush. De no haber sido por ella, Murat seguiría estando en Guantánamo sin haber hecho nada. Actualmente, está trabajando con dos abogados y con Amnistía Internacional.

 En su detención, según cuenta Murat, lo llevaron a una cárcel secreta norteamericana situada en Kandahar, donde pasó tres meses siendo víctima de numerosas torturas, palizas, electrochoques, ahogo en cubos de agua y siendo colgado de un gancho por las muñecas. Estas torturas las llevaban a cabo jóvenes soldados americanos de tan solo 18 años y también algunas mujeres, que a los gritos de ¡Somos americanos y vosotros terroristas. Lo vais a pagar!, se liaban a dar patadas contras los presos hasta matarlos.

Tres meses después, Murat fue enviado a Guantánamo, donde vivia en pequeñas jaulas, tenía que estar sentado y cuando oscurecía, tenía que estar tumbado boca arriba. Si los presos hablaban entre ellos, les pegaban. Los torturaban a diario y de forma arbitraria. En esta cárcel hay gente de todo tipo: desde políticos, médicos, deportistas… hasta adolescentes, niños de 14 años. Durante la estancia de Murat, el preso más joven tenía solamente 9 años. A los padres les obligaban a ver la tortura de sus hijos y viceversa. Un día, según Murat, trajeron a un chico de 19 años que no tenía piernas debido a que en la prisión de donde lo traían, el frío le había helado los pies y en el hospital tuvieron que amputarle las piernas. No es el único caso, pues Murat afirma haber visto en Guantánamo a presos con las piernas, brazos o pies rotos por culpa de los golpes, pero allí no se trataban las fracturas. La medicina que se utilizada era la de decir que eso se curaba solo, según decían los centinelas.

Como fin de esta entrevista, cabe resaltar la idea de Murat acerca de esta cárcel, y es que “GUANTÁNAMO NO ES UNA PRISIÓN, ES UN CAMPO DE TORTURAS´´

 Extraído de: http://www.webislam.com/?idt=10464

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: